Linfoma no Hodgkin primario del colon. Reporte de dos casos y revisión de la literatura

  • David Mauricio Figueroa Bohórquez Dr
  • Nairo Senejoa
  • Roberto Rodríguez
  • Carlos Martínez
  • Sergio Ardila
  • Julián Barreto
  • Adalberto Gómez
  • César Caro
Palabras clave: Linfoma, Extranodal, Colon, Cirugía, Quimioterapia

Resumen

Introducción: el linfoma primario de colon corresponde a menos del 1% de todas las neoplasias colorectales, siendo el colon derecho el segmento más frecuentemente afectado. La variante B difusa de células grandes es el tipo histológico más frecuente.

Objetivo: Describir los casos de dos pacientes con linfoma primario de colon, así como hacer una revisión de la bibliografía disponible, haciendo énfasis en el abordaje diagnóstico y en las indicaciones de manejo quirúrgico de los linfomas primarios de colon.

Pacientes y métodos: se presentan los casos de dos pacientes de 38 y 62 años con linfoma primario de colon. Uno de ellos requirió manejo quirúrgico de urgencia, mientras que el otro presentó manifestaciones clínicas durante varias semanas, lo que permitió un seguimiento por la consulta externa. Ambos pacientes fueron manejados con resección quirúrgica y quimioterapia postoperatoria.

Resultados: el 70% de los linfomas primarios de colon se presentan en el colon derecho. Su presentación en colon descendente y recto se asocia con un peor pronóstico. La inmunosupresión y la enfermedad inflamatoria intestinal se consideran los factores de riesgo más importantes en el desarrollo de linfomas primarios de colon. Los síntomas más frecuentes de presentación son dolor, masa abdominal, pérdida de peso y sangrado digestivo. El abordaje terapéutico que ha demostrado mejores resultados es la combinación entre resección quirúrgica y quimioterapia postoperatoria, en aquellos pacientes que se consideren con lesiones resecables.

Conclusiones: el linfoma primario de colon es una entidad poco frecuente y que requiere un abordaje multidisciplinario. En pacientes que no debutan con urgencia quirúrgica, la tomografía abdominal y el PET-CT, brindan información valiosa para definir la viabilidad y la extensión del manejo, que se recomienda debe ser complementado con quimioterapia postoperatoria.

Publicado
2021-12-15